Los niños muy pequeños, los enfermos y los ancianos son los miembros más vulnerables de la sociedad, por lo que es lógico que se les trate con más consideración y respeto que aquellos capaces de expresar sus necesidades o defenderse por sí mismos.  En cambio, los bebés a menudo son tratados bruscamente, manipulando su cuerpo sin siquiera una palabra de advertencia y hablando sobre ellos como si fueran cosas en vez de personas.

La primera vez que presencié a alguien hablando respetuosamente a un bebé, como a cualquier otra persona “real”, pensé que era realmente extraño. Sin embargo, me acostumbré y ahora espero que algún día sea lo normal.

La nota a continuación me alentó mucho. Es de una enfermera que trabaja en cuidados intensivos neonatales y ha comenzado a implementar la filosofía de Magda Gerber en la sala de neonatologia y se está maravillando por los resultados de sus esfuerzos.  Esta filosofía consiste en algo tan sencillo como:

1. Hablar a los bebés, especialmente para prepararlos para las cosas que se les va a hacer o les sucederá.

2. Brindar atención completa a los bebés durante las actividades de cuidado (alimentación, cambio de pañales, etc.)  (o intervenciones, si están ingresados, como es el caso).

3. Ser un “seguidor” del juego, permitiendo que los bebés inicien actividades e interacciones.

Aquí la nota de esta lectora enfermera:

Hola Janet, Encontré tu sitio hace varios meses. Si bien aún no soy madre, mi pareja y yo queremos ser padres. Lo que Magda Gerber dijo (y lo que repites e ilustras a través de ejemplos de la vida real) resuena profundamente en mí, y ya hemos aplicado los principios de RIE entre nosotros, para practicar, y porque yo misma tengo dificultades para expresarme…

También soy enfermera de una unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) en el hospital de la provincia en la que vivo. Cuidamos a los bebés más pequeños y enfermos de toda la provincia. Mi trabajo es increíblemente gratificante, triste, desafiante y, a menudo lleno de alegría (y lágrimas, frustración, etc.). Empecé a reflexionar sobre cómo aplicar RIE a mi trabajo, y si sería exitoso, teniendo en cuenta la cantidad de cambios de turno que tenemos entre las enfermeras que cuidamos a los bebés.

¡¡Resultó que realmente funciona bastante bien!!. Sus publicaciones recientes sobre cómo comunicarse con un niño que ABSOLUTAMENTE NO QUIERE ALGO fueron increíblemente útiles, teniendo en cuenta que los bebés prematuros sufren muchas intervenciones que generan incomodidad y dolor.

Hay algunos principios de RIE que he modificado para ajustarlas a nuestra realidad en la UCIN. Por ejemplo, los bebés en UCIN tienen pocas oportunidades de expresar sus necesidad de alimentos. Se les proporciona una cantidad regulada de nutrición para satisfacer los requerimientos calóricos para que puedan crecer, sanar e irse a casa.  Los cambio de pañal, las tomas de temperatura y pruebas médicas se realizan en torno a estos horarios de alimentación, que a menudo interrumpen el horario de sueño del bebé. Esta es una parte difícil, porque los más prematuros no se despiertan en respuesta al hambre de todos modos!

También ha habido investigaciones que demuestran que hablar con prematuros activa la parte de su cerebro que procesa el sonido y desarrolla el lenguaje, y que la adquisición retrasada del lenguaje en esta población es un problema mayor de lo que inicialmente se pensaba. Ahora hablo con los bebés siempre que realizado algún procedimientos: alimentación, cambio de pañales, toma de temperatura o peso, movimiento … Cuido a bebés muy pequeños, es agotador, pero incluso desde el comienzo noté una diferencia.

El mayor cambio que he notado es que estoy más tranquila, especialmente cuando me enfrento a la situación de un bebé que llora inconsolable a las 3 de la mañana, que ha estado inquieto durante todo el día y está claramente exhausto e incómodo. Si bien no es perfecto y tengo mis momentos de agotamiento, es un buen cambio.

Estoy más presente mientras hago cualquier acción de cuidado y animo a los padres con los que trabajo a ESTAR PRESENTEScuando están con sus bebés, les alimentan o les cambian.

En una ocasión estaba visitando a una bebé que había estado en neonatología y ahora estaba en la planta de pediatría. Ya tenía unos meses. Me horroricé al descubrir que el personal de pediatría (enfermeras, doctores, etc.) en realidad no hablan con los bebés, solo con los padres, ¡¡y luego se preguntaban por qué los bebés gritan desesperados durante las intervenciones!! Conversé con el bebé, le dije que solo estaba allí para verla, seguí su juego con los vasos, y ella me dejó entrar en su burbuja personal e incluso se acurrucó para darme un abrazo rápido (su madre estaba boquiabierta, ya que estaba más interesada en ser independiente que en abrazarse). Ese incidente consolidó a RIE como el camino a seguir en mi práctica profesional. Gracias por poner todo por ahí. Realmente lo aprecio, especialmente al aplicar los principios de Magda a un entorno donde los bebés no tienen control sobre absolutamente nada en sus vidas.Si bien es posible que no puedan elegir entre sus horarios de alimentación, dónde están, etc., ¡hago lo que puedo para hacer pequeños cambios! Sinceramente, Enfermera Elizabeth, ¡muchas gracias por todo lo que haces!

 

Traducido y adaptado del artículo

Healing babies with Respect – 3 small changes that foster confidence and trust

Fuente: https://saludmentalperinatal.es/tratar-los-bebes-respeto-tres-pequenos-cambios-que-les-ayudan-confiar-prosperar/

 

 

 

 

¿HABLAMOS?

Teléfono: 976569798   Móvil: 630253689


¿Cómo llegar?

Consúltanos

o pide una cita

Tu dirección de correo:
Mensaje: